O Apoio ós medios públicos

Vídeo no que cidadáns, coñecidos e anónimos, apoian os medios públicos de Galicia

Vídeo de Carlos Blanco

Vídeo de Carlos Blanco en defensa dos medios públicos

Lectura do manifesto e Carlos Blanco

Vídeo da lectura do Manifesto e da intervención de Carlos Blanco na manifestación do día 27

Vídeo de Sechu Sende

Vídeo de Sechu Sende defendendo uns medios de comunicación PÚBLICOS

O Apoio de Luís Zahera

Visualiza o vídeo de apoio de Luís Zahera

Asina o manifesto

Asina e difunde o manifesto en defensa da Radio e a Televisión públicas de Galicia

Informativo do Toural

Visualiza os vídeos do acto reivindicativo da Praza do Toural

¡OPINA!

¡Envía os teus artigos de opinión!

30 nov. 2011

TV3teva, a irmá catalá d´A Galega Pública

Traballadores de Tv3 e Catalunya Ràdio promoven unha campaña de sensibilización sobre os medios públicos


[30/11/2011] Un grupo de traballadores de Catalunya Ràdio, de Televisió de Catalunya e da Fundació El Maratón promoven unha campaña de sensibilización social sobre o valor dos medios públicos de comunicación na sociedade.

Con esta fin, crearon a páxina web Tv3teva.cat, en defensa do servizo público de radio e televisión de Cataluña.

Desde esta web pensan recoller adhesións de asociacións cidadás, institucións e particulares . Con este obxectivo redactaron un Manifesto que se pode atopar na web, cun formulario que facilita a súa firma.

Podes ler e a nova na web do Colexio de Xornalistas de Galicia AQUÍ

22 nov. 2011

A directora de TV3 defende os medios públicos

TV3: Queremos un espello escachado?

Os medios da Corporación Catalá de Medios Audiovisuais (CCMA) -TV3 e as súas canles temáticas, Catalunya Ràdio e as súas emisoras, e todos os seus servizos na rede- fináncianse, de acordo coa lei aprobada no Parlamento, a través de ingresos públicos e comerciais. Desde que cheguei á dirección de TV3, en maio de 2008, a crise económica fíxose sentir cunha forte diminución dos ingresos publicitarios -de máis de sesenta millóns de euros en cinco anos-. Engadamos a baixada da achega dos recursos públicos: a aportación aprobada polo Parlamento á CCMA no 2010 era de 350 millóns de euros, e no 2011, de 300. A contribución pública pasou en moi pouco tempo duns 50 euros por cidadá/án a 40. Que foi o que fixemos? Desde o 2008 ata agora reducimos custos de xeito sistemático e drástico. Non fixemos bandeira disto, nin publicidade, sinxelamente adaptámonos aos tempos que vivimos.

Afortunadamente, grazas ao esforzo dos nosos profesionais e de todo o sector audiovisual que colabora connosco, puidemos facer máis con menos. Recuperamos o liderado de TV3 e posicionamos as canles temáticas nun contexto de fragmentacion crecente da audiencia e de cambios tecnolóxicos constantes -o paso do analóxico ao dixital e o consumo de contidos na rede-. Circulan cifras interesadas por todas as partes que non se corresponden coa realidade e paréceme xusto que os cidadáns de Catalunya saiban de primeira man que os medios de comunicación do seu país, comprometidos co servizo público, fixeron desde o 2008 ata agora un esforzo continuado de redución do gasto. Este esforzo afectoulles á produción, á programación, á compra de dereitos e ao salario dos directivos e dos traballadores, que o rebaixaron voluntariamente un 5%. Como directora de TV3, esta é a decisión dos profesionais da televisión pública catalá da que me sinto máis orgullosa e que me fai confiar no futuro e nos cambios que necesariamente teremos que afrontar.

No entanto, esta medida asumiuse ao comprobar que a redución de ingresos xa afectaba ao servizo. Reducimos a produción de programas propios ou en colaboración co sector audiovisual, renegociando á baixa os seus custos, compramos menos producións estranxeiras, diminuímos os investimentos tecnolóxicos, eliminamos sociedades e cargos directivos para reducir a nosa estrutura empresarial. Isto non nos impediu darlles aos nenos un canal propio en catalán, dedicarlle á cultura e ao documental máis horas de emisión ca nunca, abrir espazos de debate social e de reflexión, darlles máis atencións aos colectivos, intereses e deportes minoritarios, rendabilizar os dereitos deportivos e diminuír os custos con novas negociacións de cara ao futuro. Fixémolo porque é a nosa función, porque cremos nela e porque somos un servizo público comprometido coa nosa realidade social, cultural e económica. Por iso, batallamos para facer máis horas de emisión en lingua catalá: agora mesmo, as nosas canles concentran case o 20% da audiencia televisiva do noso país. O resto consómese maioritariamente en castelán.

Nestes momentos, quérese poñer no punto de mira o servizo público que realizamos. É fácil porque é o escaparate máis potente que temos do país, ferramenta fundamental de cohesión social, territorial e expresión da nosa realidade nacional, pero tamén competidor en catalán dos grupos mediáticos privados, principalmente españois, que agora conseguen menos beneficios ca antes, sen deixar de gañar moitos cartos. Estes operadores, non contentos de conseguir que a nova lei do audiovisual española diminúa os recursos e a competitividade do servizo público de TVE, e tamén do noso, agora presionan para debilitarnos aínda máis co argumento da crise. Pero sería bo que non confundísemos os intereses privados coa realidade. Este trasfondo existe, e paga a pena lembralo cando, desde determinados medios e plataformas de opinión, só se sinala o custo do servizo público e non se fala nunca da función social que realizamos. Non son voces inocentes as que enchen a boca de cifras -aínda que sexan falsas- pero calan que un terzo do investimento do noso servizo vai parar directamente á creación de postos de traballo no sector privado audiovisual, forte no noso país e con moito talento, a través do cine, dos documentais, da animación, dos produtores de contidos e de servizos, dos distribuidores independentes, dos estudios de dobraxe e de tantos outros ámbitos que dependen da nosa forza ante outros mercados. Somos e continuaremos sendo o motor da nosa industria audiovisual catalá, por encargo do Parlamento de Cataluña, e impulsores da nosa cultura e da nosa lingua a través dos máximos canais posibles.

Todo isto non implica que non continuemos reducindo o noso gasto de acordo co que cómpre no momento actual. Asumiremos, como fai todo o mundo e como xa fixemos, o esforzo necesario para repensarnos, para ter unha estrutura aínda máis eficiente, pero confiamos na corresponsabilidade da nosa sociedade e dos seus representantes políticos para non caer no erro de debilitar un servizo público que sempre estivo comprometido co país, coa lingua, coa pluralidade e a diversidade. Sen uns medios públicos potentes e comprometidos deixamos a potenciación do imaxinario colectivo da nosa sociedade, o espello de quen somos e como nos explicamos, en mans de operadores privados que só procuran a rendibilidade económica, aínda que sexa en detrimento da calidade, do respecto á intimidade e da pluralidade de calquera tipo. Teñen que ser os cidadáns de Catalunya os que valoren se queren ou non seguir tendo un servizo público de medios de comunicación en catalán que lles permita ver unha programación con valores, informativos de referencia, documentais en prime time, programas de entretemento de calidade, espazos de humor autocrítico ou grandes acontecementos como La Marató, a Festa dels Súpers ou os éxitos dos nosos deportistas nas competicións de elite. E todo cun investimento por habitante por debaixo da de calquera televisión pública europea homologable, como a belga, a holandesa, a francesa ou a alemá.

Somos conscientes de que atravesamos unha situación durísima, e como fixemos desde o 2008, traballamos con responsabilidade e criterios de austeridade para reducir o gasto sen comprometer a potencia do noso servizo. Os anos que temos por diante permitirannos repensar como traballamos para adaptarnos a unha nova xeira, na que menos recursos terán que crear máis contidos e espallalos a través de todas as plataformas posibles. É a nosa obriga atopar camiños alternativos aos que tivemos ata o de agora, para evitarmos desviarnos da ruta, e farémolo desde o criterio de servizo á sociedade e á calidade que fan posible os nosos profesionais. Pero en ningún caso nos renderemos para que uns cantos intereses privados disfracen de crise o seu intento de fender unha ferramenta de país e os valores que representa.

Mònica Terribas- Directora de TV3

Podes ler o artigo orixinal, en catalán, AQUÍ

21 nov. 2011

Bernardo Correa Rodríguez

  Claro, todos estos que falan nos medios \"privados\" queren facer creer a poboación que todolos males está no burato das autonómicas, pero non din nada das cantidades de diñeiro que o estado e os gobernos autonómicos fanlle chegar pola porta de atras a eles. A xunta de Feijoo, vai pagar os medios de comunicación privado parte do que lles prometeu, e vaino facer antes das eleccións, eso si non vai pagar nada das axudas prometidas a, por exemplo, xentes do mar que adiantaron diñeiro para mellorar as suas embarcacións.


Lembra que ti tamén podes opinar AQUI.

Vídeo de Carlos Blanco en apoio aos medios públicos

18 nov. 2011

O plan Pons para as televisións públicas (El País, 18/11/11)

El ‘plan Pons’ para la televisión pública

La propuesta de PP para crear un canal autonómico único es rechazada por los expertos

Mala gestión y sectarismo han puesto en cuestión el modelo audiovisual

ROSARIO G. GÓMEZ 17 NOV 2011

Convertida en el principal instrumento de información y ocio de los españoles, la televisión se ha colado en los programas electorales de los partidos. No es para menos. El año pasado, los ciudadanos pasaron ante la pantalla casi cuatro horas diarias. Detrás de tan voraz consumo (uno de los más altos de la Unión Europea) se esconden el aluvión de canales que ha traído consigo la TDT y los efectos de la crisis económica. Ambos factores forman una combinación letal para los operadores: los privados se ven obligados a fusionarse o a cerrar y algunos entes públicos atraviesan por serias dificultades para sobrevivir.

Aparentemente, la televisión es gratis. Pero solo la privada. Los hogares españoles sufragan a través de los impuestos la corporación RTVE y los 13 entes públicos regionales: 68 euros para la estatal y 84 para las autonómicas. Entre subvenciones y tasas, el año pasado la televisión absorbió 1.918 millones de euros. De esta cifra casi 1.109,5 fueron a las arcas de RTVE (el primer ejercicio sin publicidad en la televisión pública), mientras que las autonómicas coparon 808,8 millones, según un informe de la consultora Deloitte. Los Gobiernos regionales aportaron 396 millones adicionales para compensar las pérdidas de los entes territoriales. Parte de la financiación de las autonómicas procede de la publicidad (245 millones), una partida de ingresos que el PP piensa en la posibilidad de suprimir.

Operadores públicos, anunciantes y expertos rechazan esta medida (aplaudida de forma estruendosa por Uteca, la entidad que agrupa a las televisiones privadas) anunciada la semana pasada por el dirigente del PP Esteban González Pons. El plan Pons propone también que las autonómicas puedan ser privatizadas, que configuren un canal único con desconexiones territoriales y que sea TVE la que financie el cine español.

Para algunos entes, el cierre por asfixia financiera puede llegar incluso antes de la reforma legislativa que permita su paso a manos privadas. La Televisión del Principado de Asturias (TPA) está tocada de muerte desde que el Gobierno de Francisco Álvarez Cascos (Foro Asturias) decidiera cancelar la transferencia de 13,2 millones de euros asignada en el presupuesto de 2011. TPA ha recurrido a los tribunales y presentado un preconcurso de acreedores. Si los fondos no llegan pronto se verá abocada al cierre inmediato. “En estos momentos hay 670 puestos de trabajo de alta cualificación en el aire y un sector audiovisual paralizado”, afirma Juanjo Guerenabarrena, director general en funciones de TPA. Una tabla de salvación frente a esta situación de insolvencia es la proposición de ley presentada por la oposición (PP, PSOE e IU) para neutralizar la medida.

De los 35 millones de presupuesto de la TPA, 32 son subvenciones. Renunciar a la publicidad, como propone el PP, agravaría aún más su situación. Aunque eso sí, mejoraría la de los canales privados. Si se miran sus cuentas se percibe que “2010 ha sido un buen año, un oasis en medio de la crisis”, sentencia Luis Jiménez, socio de Deloitte. De hecho, las grandes cadenas incrementaron sus ingresos en un 25% por la desaparición de los anuncios en TVE, aunque las pequeñas tienen apuros para mantenerse en el aire. Este año las previsiones no son tan halagüeñas.

El modelo federado anunciado por el PP abarataría el coste de la televisión pública. Pero, ¿estarían de acuerdo los Ejecutivos regionales? Los expertos ponen el plan en cuarentena. El catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la Autónoma de Barcelona Emili Prado no sintoniza con ese supuesto canal único: “Es un disparate. No tiene sentido. Es un absurdo metafísico”. Los entes autonómicos, añade, sirven a la comunidad en la que se inscriben y ofrecen una mirada del mundo diferente. “Transformarlos en un canal único sería un hachazo de muerte en la mayoría de las comunidades. Y en aquellas con lengua propia sería un despropósito mayúsculo”.

También el profesor de la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense Miguel Ángel Ortiz lo rechaza de plano. “Es un despropósito” y una opción “poco razonable”. Argumenta que este formato existía en TVE con La 2 y cree que “es imposible” poner de acuerdo los intereses de las televisiones autonómicas. No obstante, considera que algo hay que hacer. “Debemos reinventar el modelo de televisión pública”, dice.

A través de la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos (Forta), los entes regionales comparten contenidos y noticias. Pero el modelo no es perfecto. El vicerrector y director general de Comunicación e Información de la Universidad de Málaga Pedro Farias considera que “se pudo montar un modelo público magnífico, asentado en la información de proximidad al ciudadano”. Pero el modelo autonómico está en cuestión por la mala gestión y organización y porque no se ha dejado independencia a los contenidos. “El poder político ha influido en el control de los informativos”, lamenta.

González Pons aboga por cambiar la Ley del Tercer Canal (abolida, por cierto, hace año y medio, cuando se aprobó la Ley General de la Comunicación Audiovisual) para que se puedan privatizar (de forma “total o parcial”) las autonómicas. Entre los presidentes regionales hay división. Esperanza Aguirre (Madrid) y María Dolores de Cospedal (Castilla-La Mancha) se han decantado por privatizar los entes. La Comunidad Valenciana, sin embargo, aboga por un sistema público y CiU, en Cataluña, respalda que TV3 conserve su estatus. No parece que las comunidades con lengua propia se apunten al plan Pons.

El catedrático de la Universidad de Barcelona Emili Prado percibe los canales regionales como “la única ventana para normalizar el uso de la lengua” y defiende que emita contenidos competitivos. “No es concebible la deriva de una televisión pública hacia la exquisitez minoritaria”. Su fórmula pasa por televisiones con ofertas competitivas y con capacidad para atraer audiencias. Y en este contexto, estima que el cine americano “es una herramienta estratégica para arrastrar una secuencia de audiencias” y que cualquier producto digno puede estar al servicio de una estrategia de servicio público. “No se les puede pedir a las cadenas públicas que excluyan de su repertorio un determinado género”.

“Las autonómicas”, añade Prado, “sirven para reforzar las señas de identidad lingüística, el entramado cultural y son un elemento de cohesión social”. “Es indiscutible que en las comunidades con lengua propia son una herramienta básica. Pero no están justificadas si en lugar de servir a toda la sociedad con una visión plural sus prácticas son sectarias. Tienen que ofrecer una pluralidad horizontal”.

Suprimir la publicidad de las autonómicas, como defiende el PP, sería “un error”, sobre todo en momentos de crisis, opina Emili Prado. Una parte de los anunciantes no desviarían la inversión hacia los medios nacionales, porque no sería su público objetivo. “Si las televisiones autonómicas no se pueden sustentar por la crisis con los recursos públicos y les sacamos la publicidad las condenamos a ser algo marginal y se da la razón a quienes quieren que se cierren”.

Al margen de las autonómicas, los expertos consideran que el modelo audiovisual español es difícilmente sostenible. Miguel Ángel Ortiz percibe que la TDT no ha traído consigo la pluralidad de contenidos que prometía: “Teóricamente, aportaba una mayor democracia al sistema audiovisual. En la práctica, ha creado un modelo inviable y poco sostenible”.

Razones económicas explican esta distancia. Primera: “La crisis ha traído un descenso de la inversión publicitaria, que se ha dejado sentir no tanto en las grandes cadenas —que han incrementado su negocio con la desaparición de los anuncios de TVE— como en los pequeños operadores generalistas y de ámbito estatal”, explica Ortiz. Segunda: “Desde el punto de vista de los formatos de contenidos, las cadenas vinculadas a grandes grupos han intentado hacer un modelo simulcast con lo que ya había. Han reproducido contenidos y está claro que no hay sitio para programas clónicos en todas las cadenas. Pero tener contenidos originales cuesta dinero”.

Año y medio después del apagón analógico, que se produjo en abril de 2010, se han puesto de manifiesto las deficiencias del modelo audiovisual. Algunos operadores se han visto obligados a fusionares, otros han cerrado o han cedido su frecuencia a multinacionales. La situación se ha visto empeorada por la proliferación de canales ilegales que han asaltado las ondas ante la pasividad del Ministerio de Industria y de las comunidades autónomas. “La TDT se impuso para liberalizar el espectro y dar contenidos más personalizados”, comenta Pedro Farias. Al final, la segmentación de contenidos solo ha generado una gigantesca atomización de la audiencia. Es lo que el vicerrector de la Universidad de Málaga ha denominado el síndrome del antenista, que consiste en poner muchas antenas, aunque por todas entre lo mismo. “Lo importante eran los contenidos. Se trataba de ser capaces de generar productos nuevos y eso no ha ocurrido”. La atomización de audiencias provoca un efecto acordeón: el mercado se contrae y el público acude a las televisiones generalistas que atraen por sus contenidos.

De lo que no cabe duda es de que la televisión atrae cada vez más. “El consumo de televisión es contracíclico. Las crisis le benefician”, apunta Alfonso Sánchez Tabernero, profesor de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Navarra y coordinador del informe La televisión en España de 2011. Y más en tiempos en los que la oferta de ocio, entretenimiento e información se ha multiplicado gracias a la TDT. Este cambio tecnológico, unido a la crisis publicitaria, propicia una tendencia a la concentración: “España sigue el modelo europeo, donde se han consolidado dos o tres grandes operadores que concentran el 70% del mercado publicitario”, observa Sánchez Tabernero. Y aunque ofrece grandes oportunidades, es una industria muy cambiante porque depende de los gustos del público. Para competir necesita “talento, innovación y creatividad”.

Aunque el nuevo sistema no ha fomentado ninguno de los tres conceptos. Emili Prado apunta que la TDT tenía como objetivo abrir el mercado a nuevos operadores para aumentar el pluralismo, pero se ha confundido multiplicidad de operadores con diversidad de contenidos y el resultado son “contenidos reiterados hasta un grado extremo”. Han entrado nuevos actores en el sistema, pese a que el mercado “no puede soportar ofertas abiertas con contenidos originales”.

Los canales públicos tienen más margen para innovar, pero eso no les impide descuidar sus audiencias. ¿Deben operar en igualdad de condiciones que las privadas? El catedrático Emili Prado recuerda que TVE tiene limitaciones a la hora de acceder al cine de los grandes estudios de Hollywood y a los eventos deportivos. “Es como si en un partido de baloncesto”, dice, “los tiros fuera del área valieran tres puntos para unos y 10 para otros”.

Los expertos insisten en que la televisión pública no tiene sentido sin público, si bien apuestan por reinventar el modelo. Ortiz no ve razonable que el déficit de los canales estatales, autonómicos y locales equivalga al presupuesto de Industria. “Debemos ir a modelos más eficaces, de low cost, como la TPA o Aragón TV”, propone. Siempre y cuando no caigan en manos de Álvarez Cascos.

Un año de cambio

Enero de 2010. Televisión Española deja de emitir publicidad. Las privadas suben los precios de los anuncios. RTVE se financia con las tasas de las televisiones privadas y las operadoras de telecomunicaciones y las subvenciones.

Abril de 2010. Apagón analógico. Nacen nuevos operadores. La audiencia se fragmenta.

Agosto de 2010. Entra en vigor la Ley General de la Comunicación Audiovisual.

Enero de 2011. Se hace efectiva la integración entre Telecinco y Cuatro.
http://politica.elpais.com/politica/2011/11/17/actualidad/1321560909_1794
63.html

Comparte

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More